Cinco razones por las que no estás teniendo sexo

Resumen
Título

Cinco razones por las que no estás teniendo sexo

Fuente

Categoria

SEXUALIDAD


Fecha

2012-04-16

Observación

No tiene tiempo de leer? Haga click para descargar la nota y escucharla en un dispositivo reproductor o escúchela en línea.

0
Me gusta
0
Me sorprende
1
Me enoja
0
Me entristece

Mientras que las revistas, blogs y programas de televisión están llenos de consejos sobre cómo hacer que tu amante, amigo con beneficios, o alguien que conociste esta noche estalle de placer, muchas personas no están teniendo tantas relaciones sexuales como desearían.
Vamos a hablar honestamente acerca de por qué:

No es divertido


La principal razón por la que la gente no tiene sexo es porque no le resulta gratificante. No querer tener sexo que no se disfruta no es una disfunción, es el sentido común.

Hay docenas de razones por las cuales el sexo se vuelve desagradable. Algunas parejas (o uno de sus miembros) se focaliza demasiado en el coito, no dando importancia al juego previo o al jugueteo. Algunas personas se centran demasiado en el orgasmo, que son unos pocos segundos en una aventura de 15 a 30 minutos que deben ser agradables por su propia cuenta. Cuando el orgasmo es lo único atractivo, la gente se lanza a la carrera para llegar a "la mejor parte".

Podrás recordar lo mucho que te gustaba besar, tal vez todavía lo añorás. En muchas parejas de larga data, el sexo ya no implica besos, y esto hace que no se exciten lo suficiente. Besar es en realidad la actividad sexual más íntima. Sí, de verdad. Después de todo, la mayoría hemos tenido relaciones sexuales estando enojados con alguien, pero ¿te has besado apasionadamente con alguien con quien estás enojado? No, nadie lo hace.

Te sientes mal


El placer puede ser una gran parte de las relaciones sexuales, pero es difícil sentir placer cuando estás enojado, triste o herido. La intimidad puede ser también una parte importante del sexo, y es difícil crearla o sentirla cuando estás focalizado en el rendimiento, o cuando te sentís culpable, avergonzado o ansioso.

Cuando las parejas se pelean una o dos veces cada semana, o se sienten distantes de lunes a jueves, rara vez ambos "tengan ganas" al mismo tiempo. Incluso si empezás a tener relaciones cuando estás de mal humor, sintiéndote incomprendido o solo, todo lo que se necesita es un poquito de frustración –que te moleste el pelo de tu pareja, que tenga un calambre en el pie, o que accidentalmente te haga cosquillas- y volvés a bajar los brazos gruñendo: "Sabés qué?, mejor olvidalo".

Duele


El sexo puede provocar dolor cuando una mujer no está lo suficientemente excitada, o porque ninguno de los dos utilizan la suficiente lubricación, o porque tenés un problema médico no resuelto.

A veces durante el acto sexual no hay dolor, pero sí más tarde. Estás dolorido, por lo general puede ser una infección en la vejiga, un brote de herpes, o una alergia. A veces hay dolor durante o después del sexo porque la espalda, cuello, rodillas o caderas ya no son tan ágiles como solían ser. Como resultado, el sexo se convierte en poco atractivo sin importar el número o el porte de los orgasmos que puedas tener.

Tu pareja no es tan entusiasta


Una de las cosas la mayoría de la gente quiere de las relaciones sexuales es sentirse especial. Mucha gente también quiere sentirse deseada. Cuando estamos con un compañero que actúa aburrido, aunque sea técnicamente competente, es difícil sentirse especial o deseado. Y cuando tenemos que insistir en tener relaciones una y otra vez, la habilidad del otro como amante se vuelve menos importante, y su falta de interés, más.

El entusiasmo de un compañero excita. La apatía amortigua. Si tu pareja alega que piensa en vos, en tu cuerpo y en tener sexo, pero que simplemente se olvida de mencionarlo durante una típica semana, hacele saber cuán problemático es esto. Hablar sobre el cuerpo del otro periódicamente es parte de la higiene mental de la pareja.

Todavía no te has acostumbrado a una rutina


Sí, la rutina tiene un papel importante en el sexo. Cuando salís con tu pareja a cenar, siguen una rutina. Sabés que le gusta la comida picante. El otro sabe que preferís el vino a la cerveza. Sabés que el otro odia ir a cafés ruidosos con mesas pequeñas. El otro sabe que no vas a comer camarones, no importa cómo los preparen.

Después de estar en pareja unos meses, se aceptan estas cosas el uno del otro, y buscan restaurantes donde ambos puedan conseguir lo que desean.

Si todavía discuten "por qué no podemos ir a un bar de ostras?" o "las mesas son muy chiquitas, este lugar es ruidoso, está de moda…" en cada cena afuera es una potencial batalla, así que dejar de salir a comer.

Lo mismo pasa con el sexo. Al mismo tiempo que no querés hacer exactamente lo mismo cada vez que tengas sexo, hay que establecer qué cosas están en el menú y cuáles no. Si después de un año como amantes todavía tenés que decir "te lo he dicho un millón de veces, no me muerdas el hombro", el sexo se convierte en un campo de batalla para la lucha por el poder, en lugar de ser un parque de diversiones.

Sí, hay un montón de razones por las que la gente no tiene relaciones sexuales. Y el antídoto más importante para todas es la conversación, la comunicación, hacer preguntas. Hablar menos de lo que no se quiere y más sobre lo que sí se desea.

Tema del día
 
Pareja muere prensada dentro de su auto en Toluca
2014-07-07
EnSemana.com
Leer mas
Fuentes obtenidas desde Google Fonts. Iconos desde Fontello.
Diseado por HR2MWebSolutions LLC, NC, EEUU.